miércoles, 13 de octubre de 2010

Ante el 12 de Octubre [Yesca]


Desde Yesca, un año más queremos denunciar el Día de la Hispanidad como jornada en la que los castellanos no tenemos nada que celebrar.

No cuestionamos el hito geográfico que supuso el ‘descubrimiento’ en sí; lo que criticamos vehementemente es el proceso de conquista, masacre, imposición cultural y colonización al que se sometió a America desde las potencias europeas durante los siguientes siglos. Todo este proceso llevado a cabo por los prohombres de la  Corona de Castilla –no olvidemos que España no existía como ente político sino como mero proyecto de las élites de los pueblos de la Península Ibérica, y que no se materializará hasta mucho después- se ensalza cada 12 de octubre. Obviamente, las fechas son meros símbolos indicativos de algo, y ésta fue politizada a favor del imperialismo y de la supremacía y prepotencia españolas. De igual modo, el castellanismo toma como referente la fecha del 23 de Abril, día coincidente con la más importante derrota de las Comunidades pero sin celebrar la misma, como suelen decir algunas personas desinformadas. Lo que aclamamos es la existencia del movimiento comunero en nuestro pueblo y su heroica lucha, y lo hacemos usando un día concreto. Desde luego, y sobran los argumentos, apostamos por un 23 de abril frente a un 12 de octubre.

Hecho este paréntesis aclaratorio sobre la fecha, ahora en nuestro 2010, el 12 de octubre no es más que un día de exaltación españolista, de exhibición por nuestras calles del elemento opresor por excelencia que es el ejército, con la pantomima orquestada por la monarquía y el bloque político dominante. Mientras, al otro lado del Atlántico, ahora hace 200 años, los movimientos independentistas en Latinoamérica comenzaron a tomar fuerza; antes había habido algunos conatos, y 1810 tampoco fue el año exacto en el que consiguieron sus aspiraciones pero si que supuso un momento de inflexión. Sin embargo es importante destacar que nuestros pueblos hermanos celebrarán en breve periodo su bicentenario como estados independientes y ajenos al poder español. Y desde aquí, en vez de fomentar un marco geopolítico de especial interés delimitado por nuestras semejanzas lingüísticas y en cierto sentido culturales, se juega al enfrentamiento con los procesos revolucionarios y de progreso que están teniendo lugar en Latinoamérica. Parece que la prepotencia española se mantiene, cómo si los estados de América no estuvieran siguiendo el guión marcado por la vieja metrópoli y eso molestara especialmente a nuestra clase política y a los medios de comunicación afines a los poderes fácticos, especialmente al grupo PRISA.

Por otra parte, no hay que olvidarse de que el antiguo estado absolutista español aún no ha sido desmantelado en su totalidad. Desde luego, no queremos hacer demagogia; innumerables cosas han cambiado desde el Siglo XVIII… y muchas otras no. Y así el papel que juega la monarquía –también de enfrentamiento con Latinoamérica, sólo hay que recordar el vergonzoso “¿Por qué no te callas?”-, el ejército, la concepción indivisible del estado y el poder centralista no han variado tanto desde entonces. Nos interesa recalcar sobretodo que los pueblos bajo la jurisdicción del Estado español aún no tenemos garantías democráticas para los procesos en marcha de conquista de la soberanía nacional, muy especialmente en el pueblo vasco y en Cataluña. El Estado seguirá negando, oprimiendo y negando la libertad a los pueblos; no olvidemos que si en América se logró la independencia fue en parte por la debilidad de España en aquellos momentos (sumida en la guerra contra Napoleón y en el nefasto reinado de Fernando VII) y no precisamente por su filantropía hacia las antiguas colonias.

Por eso el 12 de octubre, desde Yesca decimos:
-         Frente al imperialismo, solidaridad entre los pueblos e internacionalismo militante.
-         Frente al nacionalismo español, soberanía e independencia.
-         Frente al sistema del capital, socialismo y justicia social.

Yesca, la juventud castellana y revolucionaria.