martes, 15 de febrero de 2011

Las ballenas de CyL; un ejemplo de cómo va Castilla

 A continuación reproducimos un texto recibido desde Zamora que nos parece representativo de la situación actual que vive Castilla con la ineptitud de unos gobiernos autonómicos caciquiles que parecen mirar más hacia fuera que a preocuparse de los problemas e intereses de nuestra tierra. 

En esta ocasión, quizás como respuesta a las movilizaciones ecologistas contra el cementerio nuclear, parece ser que la Junta de CyL se ha puesto las pilas, y se dispone a atajar uno de los problemas principales de Castilla como es la protección de las ballenas. Sí, han leído bien: las ballenas.

Según publica la Junta de Castilla y León en el informe del Programa de Desarrollo Rural (2007-2013), en la comunidad de Castilla y León contamos con dos especies de cetáceos: Phocoena phocoena (la marsopa común) y Physeter macrocephalus (el cachalote), y además debe de haber bastantes ejemplares, porque su estado de amenaza es de vulnerable (o sea que ni en peligro de extinción ni nada).

Si alguien los encuentra en los ríos o lagos, que haga una foto, por favor, que yo todavía no he visto ninguno por aquí.

Lo grave del asunto es que se trata de un proyecto serio, en teoría, y que está financiado con fondos FEADER de la Unión Europea de millones de euros ( 1,838 millones de euros para Castilla y León). Es evidente que lo que se ha hecho es un copiar y pegar de algún otro lugar (costero, se supone), y que ni siquiera se han preocupado luego de chequear esa lista para ver si habría posibles errores, y así la han cagado de gorda.

No sé quién sería el/los responable/s de esas listas o cuánto habrá cobrado por el supuesto trabajo, pero desde luego que el resultado es más que vergonzoso. Además, el resto de especies ni siquiera están bien nombradas (en unas pone el nombre común, en otras el específico, y en otras sólo el género…), y a saber si hay más barbaridades por ahí en flores, insectos, o cualquier otro ser vivo que no habite en la comunidad ni cerca de ella.

Si esta es la calidad que demuestra la administración pública en cuestiones de medio ambiente, mal vamos, muy mal.

Además, por un lado hay un montón de voluntarios para hacer censos de especies, que curran muchas horas sin remuneración (a veces se tienen que pagar ellos viaje, alojamiento e incluso tasas) y luego por otro lado hay gente con buenos puestos de trabajo a los que se les encargan estas cosas (con dinero público) y ni siquiera son capaces de revisar un informe que han copiado de otro lugar.

O a lo mejor han incluido a la marsopa y al cachalote a posta en el listado de especies con la esperanza de pedir algún falso proyecto de conservación en su nombre y así quedarse con los fondos correspondientes.

¡Vivan las lentejas de la Armuña y los cachalotes del Tormes! 

Benito Álvarez Fonseca.

--------
A la izquierda, imagen de cetáceo en el Río Duero, al fondo la Sierra de Pradales.
---------
Enlace a la web de la Junta de Castilla y León donde se puede descargar el PDF del Programa de Desarrollo Rural con los listados de especies amenazadas de la comunidad. (pg.62, en el capítulo de “Análisis de la situación y estrategia elegida”)
http://www.jcyl.es/web/jcyl/AgriculturaGanaderia/es/Plantilla100/1185746059889/_/_/_