lunes, 21 de marzo de 2011

No a la guerra


Estamos ante una nueva guerra

Efectivamente, por si no fuera poco la presencia de tropas españolas en Afganistán, Irak y Líbano, nos encontramos ante una nueva guerra imperialista con participación del Estado español. Bajo la escusa de los supuestos bombardeos a civiles por parte del Ejército Libio, como antes fueron las armas de destrucción masiva iraquíes, el capitalismo occidental se dispone a abastecerse de una posición geostratégica fundamental para el control de los recursos petrolíferos que hasta ahora permanecían bajo control estatal o bajo amenaza de nacionalización.

De momento, según fuentes libias, el número de víctimas mortales de los bombardeos occidentales llegaría a más de un centenar, a pesar de que el gobierno francés lo esté desmintiendo. También se habría bombardeado un hospital civil en Bengasi. 

Desde Vicálvaro en Castilla no creemos que esta sea la manera de solucionar los problemas y contradicciones que se producen en el seno de la sociedad libia, ni creemos que los intereses de las potencias occidentales sean tan limpios como afirman sus voceros. Asímismo, el Estado español, vuelve a demostrar su posición de sumisión a los designios de los EEUU y la OTAN, poniendo sus recursos militares bajo servicio imperial, en un momento de crisis económica grave, y dejando vía libre a los EEUU para utilizar las bases militares españolas en Andalucía. 

Nos quedamos con las palabras del cantautor Silvio Rodriguez:  
le deseo a Libia algo mejor que Gadafi, y a la bota extranjera que la humille le deseo un Vietnam.
________________________________
 Convocatorias en Castilla:

Madrid: Sábado 26, a las 18:00 en Cibeles, Bloque Antiimperialista
Valladolid: Lunes 21a las 20:00 en la Plaza Mayor
______________________________________
Comunicado de la Asamblea Contra la Globalización capitalista y la Guerra (Madrid) ante la inminente intervención militar en Libia

   En respuesta a la ofensiva política y mediática a favor de la llamada “Operación Libia” que aboga por una invasión militar noroccidental en ese país, y una vez conocida la aprobación por la ONU de una zona de exclusión aérea en Libia, consideramos urgente puntualizar:

1º.- Cualquier intervención militar sobre Libia -y entendemos por tal el bombardeo dirigido a crear una zona de exclusión aérea- ya sea ejecutada por la OTAN, o por EE.UU. y algunos de sus aliados, constituye una violación flagrante del Derecho Internacional y un acto de guerra imperialista que merece el rechazo más absoluto por parte de los pueblos del mundo y la realización de todas las movilizaciones posibles para detener esta nueva guerra.

2º.- El ataque a Libia responde a un doble objetivo: por un lado, el saqueo de sus riquezas naturales, sobre todo gas y petróleo, y por otro, el control directo de los procesos en curso en Túnez y Egipto, si éstos no se someten a los designios occidentales, así como de los levantamientos populares contra las petromonarquías del Golfo Pérsico, aliadas privilegiadas de EE.UU, la UE e Israel. La ocupación de Bahrein por tropas de Arabia Saudí, a petición de su gobierno, con la aquiescencia de EE. UU. y sin que ningún país – salvo Irán – haya expresado rechazo alguno, es suficientemente significativa.

3º.- También ahora, con el mismo cinismo que en guerras anteriores, se recurre desde los grandes medios de comunicación, al discurso de los “Derechos Humanos”. Pero nadie con un nivel mínimo de información debería creer a gobiernos que en tantas ocasiones han provocado masacres sobre millones de personas y depuesto a gobernantes que no se plegaban dócilmente a los intereses de sus multinacionales. El terrible sufrimiento que vienen provocando en Iraq y Afganistán – con el pretexto del burka o las armas de destrucción masiva – nos debe recordar que siempre que hablan de “intervención humanitaria” están preparando un gigantesco robo a mano armada.

4º.- Si el Gobierno Zapatero apoya y/o participa en una intervención de la OTAN, con o sin el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU–, tal y como reclama la ministra guerrera Trinidad Jiménez, debe ser considerado cómplice de un Crimen de Guerra. Esa participación militar del Estado español será responsabilidad del gobierno del PSOE, y constituirá la enésima muestra de sometimiento de un Ejecutivo español al imperialismo euro-estadounidense y de su apoyo a los intereses privados de grandes multinacionales españolas como REPSOL, SACIR, ABENGOA, GAS NATURAL…etc. Y lo mismo habrá que decir de los Grupos Parlamentarios que apoyen la participación en esta nueva acción de guerra.

5º.- En momentos en que millones de trabajadoras y trabajadores atraviesan situaciones dramáticas de supervivencia y se recortan por todos lados derechos y prestaciones sociales, el dispendio económico de una nueva guerra resulta INTOLERABLE. Hoy, más que nunca, hay que gritar bien alto: ¡Ni un euro para la guerra!

Por todo ello, LLAMAMOS a todos los ciudadanos a manifestar su rechazo frontal, si se consuma la intervención militar extranjera, el mismo día en que ésta se produzca, concentrándonos todos hoy domingo, 20 de marzo, a las 20.00 horas en la Puerta del Sol.

De igual modo, invitamos a todos a sumarse al bloque antiimperialista que formaremos en la Manifestación de solidaridad con el pueblo libio convocada para el próximo sábado día 26, a las 18.00 h., de Cibeles a Sol.

¡No a la guerra imperialista!
¡Por la soberanía de los pueblos!
¡OTAN no, Bases fuera!