lunes, 17 de octubre de 2011

[12 de Octubre] Nada que celebrar



Y ya es hora de decirlo bien alto y sin complejos: ¡Españolismo también es fascismo!

Quienes defienden a ultranza la unidad del estado español y niegan a Castilla su propia identidad como nación son los mismos que recortan descarada e impositivamente los derechos sociales que el pueblo trabajador ha consquistado a base de luchas y no poco sufrimiento.
Son los mismos que pretenden controlar el poder político y económico privatizando el sector público y dejándolo en manos del mercado. Cuando nos oponemos frontalmente a este proceso uniformador y centralista, la respuesta nos llega siempre en forma de represión, con la Audiencia Nacional a la cabeza como instrumento represivo que coarta la libertad de pensamiento y demuestra una vez más que su Democracia y su Constitución no son más que papel mojado; estas acciones evidencian la dudosa legitimidad del estado español y su monarquía.

Actualmente el PP se erige como el principal baluarte del españolismo con ataques tan grandes a la libertad como la privatización de la sanidad, educación y en general de cualquier servicio público. Tras las pasadas elecciones autonómicas y municipales, en las cuales dicho partido resultó en teoría vencedor (ya que la abstención consiguió los mismos resultados), los recortes en derechos y servicios sociales no se han hecho esperar.
Pero no sólo el PP es el artífice de estos recortes, su cómplice, el PSOE, un partido que se dice de izquierdas, y que a día de hoy se ha quitado la máscara por completo, va a abandonar una legislatura de casi 8 años marcada por una etapa inicial de falsas ayudas sociales, y una segunda etapa más propia de su línea oficial, marcada por ataques a la clase trabajadora y continuos coqueteos con la clase pudiente (banqueros, empresarios, etc). Mientras, obrer@s y estudiantes vemos nuestros derechos y libertades cada vez más reducidos (reforma laboral y de las pensiones, reformas del Código Penal con las que se pretende perseguir y amedrentar a aquellas personas que apostamos por la lucha política y social, y así un largo etc). A la vez podemos observar como se destinan ayudas a la banca para “reflotarla”, es decir, que cuando la banca ha estado obteniendo grandes beneficios, procedentes de las hipotecas y préstamos asfixiantes a las clases populares, dichos beneficios era impensable socializarlos; pero cuando han venido mal dadas (precisamente por la crisis que ellos mismos han provocado) las pérdidas si se socializan, y para más inri con un dinero público que luego dicen que es “insuficiente” para mantener los servicios básicos.

Vemos a diario como parte de la cultura e idiosincrasia castellana es olvidada en unos casos, o en otros mal llamada "cultura española". Desde Yesca dejamos claro que ese término es totalmente erróneo; no se puede basar una cultura en el expolio cultural a los diferentes pueblos que forman el estado español. Además, la cultura pertenece al pueblo y no a quién pretende usarla al servicio del poder.

Por otra parte tenemos la criminalización de movimientos sociales y políticos, con especial virulencia hacia las organizaciones independentistas, las cuales se han convertido en su bestia negra y que incluso son utilizadas como elemento de propaganda electoral, prometiendo ilegalizar, reprimir y encarcelar a sus miembros en caso de ser vencedores en las próximas elecciones, en definitiva, prometiendo silenciar miles de voces que claman por el socialismo y la independencia.

Todo esto viene apoyado por sus más fieles cómplices, los medios de desinformación (TV, prensa, radio…) que nos guían hacia el pensamiento único, señalando falsos culpables.

Para nosotr@s, jóvenes castellanistas y revolucionari@s, la represión, el paro, el imperialismo, la acción del neoliberalismo, el fascismo institucional... son razones que nos impulsan a seguir trabajando  y nos reafirman en esta lucha.

Por esto y por mucho más, este 12 de Octubre queremos expresar nuestro más sincero rechazo a su estado imperialista, que no es sino una cárcel de pueblos; queremos despreciar un sistema creado por y para las clases pudientes y en contra de las clases populares y, por supuesto, oponernos frontalmente a celebrar el inicio del proceso colonialista sobre América y la masacre de sus nativos, acaecida hace 500 años a manos de los sanguinarios antecesores de quienes nos gobiernan a día de hoy con parecidas ideas.

Este 12 de Octubre, gritaremos tod@s a una sóla voz:¡QUE NO HAY NADA QUE CELEBRAR!

Yesca, la juventud castellana y revolucionaria

Madrid:



Valladolid:



Segovia:


Salamanca: