miércoles, 20 de julio de 2011

La Policía impide por primera vez paralizar un desahucio en Madrid

Esta mañana, junto a personas de la Asamblea Popular de Vicálvaro y muchas otras asambleas de pueblos y barrios, unas 300 personas hemos estado solidarizándonos con María José, vecina de Pueblo Nuevo que finalmente ha sido expulsada de su hogar junto a sus dos hijos. Más información aquí.

A pesar de no haber podido paralizar el desahucio, ante la presencia desmesurada de policías antidisturbios, hoy hemos vuelto a demostrar que nuestro pueblo no se doblega, que todavía somos capaces de levantarnos y responder a las agresiones del capitalismo de manera conjunta. Y sobre todo, queremos reconocer la dignidad de María José, sus valientes declaraciones al ser expulsada de la casa, al  no tener reparo en señalar que esto le ocurre por ser pobre. No somos pobres María José, nos tenemos a nosotras, a nuestra dignidad, a nuestra solidaridad y a nuestra capacidad de seguir construyendo un mundo mejor, en esta tierra que las trabajadoras y trabajadores llevamos siglos levantando.

Desde Vicálvaro en Castilla queremos enviar un abrazo a todas las compañeras y compañeros que han estado esta mañana allí, y animamos a seguir adelante a pesar de este bache, porque  a pesar de las dificultades sabemos que nuestro destino es la victoria.

Estamos pasando de aprender a indignarnos a aprender a demostrar nuestra dignidad como pueblo.