lunes, 11 de julio de 2011

Los horticultores de Vicálvaro se defienden

(artículo extraído de GacetasLocales.com)

A la espalda del parque forestal de Valdebernardo, en una franja, aparentemente, ‘muerta’, junto a la vía del tren, crecen las habas, los ajetes y las patatas. Unos ocho huertos sembrados de forma espontánea por vecinos del propio distrito han ganado espacio a los escombros.

La polémica surgió a final de la pasada legislatura cuando representantes de la asociación de vecinos de Vicálvaro pedían a la Junta Municipal que controlara esta actividad . “No sabemos de quien es el terreno y los huertos siguen creciendo, e incluso ya hay una construcción. Nuestra preocupación es que así empezó la Cañada Real”, indicaban.

Pero un paseo por los propios huertos y la conversación con sus sembradores desmonta estos temores. “Aquí no hay ni pozos ni construcciones. La comparación con la Cañada Real no tiene sentido. No nos hemos apoderado de nada. Estamos aquí por entretenimiento y no hacemos daño a nadie. Sabemos que este terreno es de Renfe y aquí está proyectada una carretera. El día que se haga nos iremos de aquí y punto”, explica a GACETA LOCAL uno de los señores, en su mayoría jubilados, que lleva ya casi nueve años trabajando en ‘su’ huerto. “Si tenemos nuestro piso, ¿nos vamos a hacer aquí una chabola?”, pregunta otro vecino, residente en Vicálvaro desde hace 45 años, al tiempo que sostiene que “si no hubiéramos empezado los huertos esto sería lo que era: una escombrera”. Además apuntan que Renfe, propietario de los terrenos, es conocedor de su actividad. “Hace cuatro años vinieron y sólo nos dijeron que no pasáramos de un montículo que hay y se está respetando”.